Inicio Podología Uñas encarnadas

Uñas encarnadas

Uñas encarnadas

Uña encarnada o clavada en el borde, es la penetración de la placa ungueal dentro de la carne que le rodea. Normalmente comienza con dolor esporádico en un lateral del la uña, a veces con enrojecimiento de la piel, inflamación como consecuencia de la herida que se forma cuando la uña invade la piel y si a esto se le añade una contaminación bacteriana puede ocasionar un absceso de pus que se drena y con los cuidados adecuados, curas se resuelve.

En los pacientes con un compromiso vascular (varices, insuficiencia venosa... circulación periférica comprometida, diabeticos...), pueden generar problemas graves como gangrena, amputaciones del dedo.

¿Porqué se clavan las uñas?

Corte inadecuado de las uñas suele ser la causa más frecuente y por ello se recomienda dejar 1mm libre del borde y cortar recto. No hay una norma que pueda asegurarnos complicaciones porque el componente hereditario existe, pero no es exclusivo.

Los niños con mamelones hipertróficos por uñas clavadas son la consecuencia de un desgarro manual o un corte inapropiado.
Los zapatos prietos pueden comprimir la uña y clavarla.

¿Cómo se tratan las uñas encarnadas?

La uñas encarnadas o clavadas en el borde de la uña se tratan sin dolor gracias al anestésico local. SOLAMENTE se retira el trozo de uña que duele y se trata para que no vuelva a crecer. Como el borde de la uña se ha retirado y tratado para que no vuelva a salir, suele quedar una uña mas estrecha. Esta técnica quirúrgica es ambulatoria y permite hacer una actividad normal.

Cuando el efecto del anestésico termina, puede aparecer dolor como consecuencia del la inflamación que cede con antiinflamatorios.

Es posible que exista infección porque es una herida de fácil contaminación y por ello si ocurre se controla con antibióticos orales.

Datos de contacto

Mapa de localización

Copyright © 2013 Clínica Garralda Del Villar. Todos los derechos reservados