Inicio Podología Qué es la Técnica deportiva

Qué es la Técnica deportiva

Qué es la Técnica deportiva

Es un procedimiento empleado en una práctica con el fin de llegar a una técnica de la mejor manera con el menor gasto posible. Para llegar a alcanzar este modelo ideal, hay que analizar cada gesto que es distinto en cada individuo y varía dependiendo de cada pie y de las zapatillas que utilizan. Por ello cada disciplina tiene unas características distintas en las zapatillas tanto en los materiales como en la manera de colocarlos.

Mediante el estudio de la pisada sabemos los movimientos del pie y cuando corremos se pueden generar lesiones de sobreesfuerzo en el ligamento, tendón, cartílago...

Para interpretar estos gestos y saber donde hay una sobrecarga que genere dolor en la cadera o en la rodilla hace falta que sea un sanitario el que interprete estos valores. Hay centros comerciales que hacen estudios de la marcha sin un personal entrenado para su interpretación, sin saber las sobrecargas musculares que generan un mal gesto o cuáles son los patrones de normalidad. Tanto los pronadores como los supinadores, someten al pie y al miembro inferior a momentos de estrés que pueden llevar a lesiones si sobrepasan el nivel tolerado por el tejido. Se ha demostrado que para curar las lesiones en el corredor hay que tomar medidas encaminadas a disminuir el estrés como consecuencia de un gesto inadecuado y evitar recaídas posteriores a la lesión.

En un paciente con una excesiva pronación o supinación hay que valorar el grado de desviación para recomendar las zapatillas y las ortesis funcionales que corrijan el riesgo por sobrecarga.

Las lesiones más frecuentes en el pie del deportista:

  • Lesiones musculares y tendinosas como consecuencia de la sobrecarga mecánica por un sobresfuerzo o por un traumatismo directo en el tendón que puede causar esguinces y roturas. Entre las estructuras más comprometidas, están el tendón del Tibial Posterior, Tendón de Aquiles, Peroneos. En la fase aguda, poner hielo y si hay hematoma, buscar asistencia sanitaria.
  • Esguinces articulares. Se producen cuando hay una fuerza que somete a la articulación a un movimiento mayor y de forma anormal. Las estructuras que se lesionan con mayor frecuencia son la articulación del primer dedo, esguinces en la zona anterior del pie o en el tobillo. La mayor parte de los esguinces de tobillo se producen por un mal apoyo o un resbalón. Para devolver a ese talón la estabilidad normal hay que hacer ejercicios de fisioterapia que controlen el dolor y la inflamación.
  • Lesiones en el hueso por golpe directo y la producida por traumatismos de menor intensidad pero frecuentes en el tiempo como ocurre en los metatarsianos y se les llama "fracturas de estrés de los metatarsianos". Otras lesiones propias de los corredores son las periostitis por sobreesfuerzo en la carrera en la Tibia. La capa que envuelve la Tibia se inflama por microtraumatismos y se conoce como periostitis. La zona más común es la zona interna de la tibia.
  • Rozaduras y ampollas. Tanto unas como otras son lesiones indicativas de una función anormal del pie durante la práctica deportiva. Las ampollas se producen por una excesiva fricción con la piel intacta con liquido por debajo de la piel que hay que drenar pero no quitar la piel. Las rozaduras son lesiones de la piel producidas por in exceso de contacto que vuelve la piel eritematosa. Ambas se pueden infectar por lo que es importante lavar con agua y jabón. Mantener la zona seca y proteger.

Datos de contacto

Mapa de localización

Copyright © 2013 Clínica Garralda Del Villar. Todos los derechos reservados